¿Sabías que México ocupa el primer lugar en estrés laboral a nivel internacional? De acuerdo a datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, el 75% de los trabajadores padecen del síndrome de “burnout” o fatiga por estrés laboral.

Quédate en este blog y descubre de qué trata este síndrome y cómo poder reducir los niveles de estrés en tu trabajo.

¿Qué es el síndrome de “burnout”?

Seguramente a lo largo de tu trayectoria profesional, has llegado a sentirte demasiado abrumado y estresado por la carga de trabajo y responsabilidades que tienes a tu cargo. Y si bien es cierto que el estrés es necesario para poder enfrentar adversidades y situaciones en nuestra vida diaria, debes saber cómo manejarlo y no dejar que este te supere, ya que puede traer repercusiones bastante negativas en tu rendimiento e incluso en tu salud.

El síndrome de burnout o desgaste profesional se describe como el estado de agotamiento mental, emocional y físico que se presenta como resultado de exigencias agobiantes, estrés crónico o insatisfacción laboral. Aunque esta no es una enfermedad en sí misma, se reconoce como el detonante de otros problemas de salud física y mental más graves. (Ada, 2020)

¿Cuáles son las consecuencias del estrés laboral?

Tendencia a enfermarse con mayor frecuencia y facilidad.

Aislamiento y actitud ausente.

Pérdida de concentración y retención de información.

Disminuye la productividad y aumentan los errores en el trabajo.

Pueden llegar a desarrollarse enfermedades cardíacas, depresión, ansiedad, diabetes, etc.

Pérdida de motivación.

Tips para reducirlo:

1. Levántate temprano y mide bien tus tiempos para trasladarte al trabajo: Muchas veces el hecho de ir con los tiempos encima nos generan un estrés innecesario.

2. Antes de ir al trabajo repasa tus tareas del día y lleva todo lo necesario para cubrirlas: Ser una persona organizada te ayudará a tener las cosas bajo control.

3. Aprende a dar prioridad a tus responsabilidades: Saber priorizar tus tareas y llevar una agenda de las mismas te ayudará a avanzar en lo que es más importante y dejar tareas no primordiales en segundo plano.

4. Date un tiempo para pensar y analizar las mismas: No es necesario hacerlo todo muy rápido, puedes administrar tu tiempo para analizar detenidamente cada una de tus tareas.

5. Toma breves descansos y estira tus músculos: Es muy importante para tu salud tomar descansos y moverte del lugar donde te encuentras trabajando. Esto también te ayudará a relajar la tensión acumulada.

6. Organiza tu lugar de trabajo: El lugar en el que te encuentres también repercute en tu estado de ánimo, trata de tenerlo organizado e incluso de ser posible, decorado como a ti más te guste.

7. Evita las distracciones: Una constante situación de estrés en el trabajo es sentir que no estás avanzando, esto es debido a que le damos atención a otras cosas. Trata de apartarte de las distracciones en tu horario de trabajo.

8. Después del trabajo desconéctate y haz cosas personales que disfrutes: Los hobbies son una manera increíble de reducir el estrés. Busca una actividad que disfrutes y dedícale tiempo en tu semana.


Recuerda que es importante hacer ejercicio y tener una dieta balanceada, esto también te ayudará a reducir el estrés y mejorar tu rendimiento en el trabajo y en tu vida personal.